La fuerza del deudor

#HazteValer 

¿Por qué una huelga de hipotecas?

A la falta de control ellos lo llaman desregularización y es lo que nos ha conducido a la actual situación que llaman CRISIS pero que es una ESTAFA. Esta situación debe ser resuelta estableciendo nuevas vías de control por parte de la población.

Dado que los políticos no defienden nuestros intereses  a la vez que el Banco de España y la CNMV amparan y dejan IMPUNES a los culpables, debemos actuar contra la inacción de las instituciones y señalar a las entidades bancarias para que paguen por sus crímenes sociales.

No aceptes este sistema corrupto y súmate a la huelga de hipotecas convocada en Junio. Es más barato que una huelga laboral y más efectiva en un país enfocado al sector servicios.

Iniciamos así una nueva guerra contra la banca. Desde el 15M comienza la revuelta de los hipotecados. Retrasa el pago de tu hipoteca en junio entre 10 y 90 días. Mostremos nuestro poder deudor todas juntas. hazte-valer.tumblr.com/

¿Actuará la justicia?

Sólo si ejercemos la suficiente presión desde la sociedad alejando a los banqueros del poder, podremos terminar con la inacción de los partidos políticos que bloquean la democracia y corrompen el correcto funcionamiento de la justicia, por eso la negociación debe ser entre el pueblo y las entidades financieras sin intermediarios.

El proceso especulativo inmobiliario (1992-2006)

Activando la burbuja hipotecaria

El inicio del proceso de especulación inmobiliaria de los últimos 30 años se remonta a la “Transición” y los “Pactos de la Moncloa” de los que formó parte la Ley del Mercado Hipotecario que convertirían las hipotecas en uno de los grandes negocios de Bancos y Cajas de Ahorros; paralelo a la “caída de los tipos de interés”, caída ficticia pues un piso representa para un trabajador toda una vida de pago. El esfuerzo de compra pasó a un 60% de la renta familiar. En segundo lugar el Decreto-Boyer y las respectivas Leyes de Arrendamiento Urbano que propiciaron el acoso al inquilino. Los pisos de alquiler que representaban un 45% en los años 70, bajaron al 6% en el 2005.

 La explosión de la estafa hipotecaria

Desde 1994 a 2006 el número de hipotecas no paró de crecer. ¿De dónde sacaban los bancos españoles el dinero? De los bancos extranjeros poniendo como garantía de pago el derecho de cobro de las hipotecas. Pero las hipotecas que servían como “aval” para solicitar más dinero a la banca internacional no cumplían los requisitos legales y de riesgos para ser convertidos en títulos. Fruto de esta estafa hipotecaria en 2007 el precio de las viviendas había aumentado un 288%. Arrojando cifras escalofriantes: más de 6 millones de parados, 400.000 desahucios.

Quiero ir a la Huelga de Hipotecas en Junio ¿CÓMO LO HAGO?

Al cobrar la nómina saca el dinero de la cuenta donde tengas domiciliado el cobro de la hipoteca y no ingreses el dinero hasta el momento en que decidas.  Aconsejamos no extender la acción durante más de 90 días.

¿Qué consecuencias tiene esta huelga de hipotecas?

El cobro de las hipotecas es esencial para el funcionamiento de los bancos, ya que éstos a su vez están obligados a pagar otras con unos ingresos que esperaban y no van a recibir. Además su flujo de caja se ve afectado directamente teniendo la obligación de reservar más dinero en sus reservas.

Precedentes, huelga de alquileres (1930)

En el año 1930  el precio de los alquileres subió abusivamente, en el barrio de la Barceloneta se inició una huelga de alquileres, la huelga, así como todas las acciones, se decidieron entre los vecinos en un proceso asambleario de democracia directa que reforzó la expansión de la movilización.

El movimiento de la huelga de alquileres, un proceso de 1918 hasta 1936

En los últimos años de la 1ª guerra mundial se produjo en Barcelona (también en Catalunya y en el resto del Estado) un constante aumento en los precios de los artículos de primera necesidad. En todos aquellos relacionados con la subsistencia, la carestía continuó durante toda la Dictadura de Primo de Rivera, e incluso en la República. Agravándose esta situación a partir de 1929 por efecto de la gran crisis capitalista, montada a partir del crack de Wall Street, de manera que a este proceso inflacionario, se uniría un fuerte incremento del paro y la caída de la peseta, lo cual aumentaría aún más la ya de por sí difícil, por mísera, situación de los trabajadores.

Desde el año 1910 hasta 1931 la población de Barcelona prácticamente se doblaría, pasando de poco más de medio millón de habitantes a superar el millón (1.005.989). Entre 1920 y 1930 llegarían a Barcelona unas 300.000 personas, mientras que toda la provincia pasaría, en el mismo periodo, de 1.349.282 a 1.800.640 habitantes.

Barcelona durante la Dictadura se convirtió en un lugar de llegada para trabajadores, dada la fiebre constructora que en ella se desarrollaba a cubierto de la gran obra propagandística que pretendía ser la “Exposición Universal” de 1929. Esta realización de grandes obras, montando la “Exposición” como excusa, facilitó a la burguesía catalana una nueva oportunidad para un rápido incremento de sus riquezas, al apoderarse de todo el dinero que el Estado destina para estos eventos y de todo el negocio que en torno a ellos se desarrolla. En 1992 sería el segundo acto de esta “ciudad de los prodigios especulativos”, que daría inició de un tercer acto, el mayor de todos con la excusa esta vez de las Olimpiadas de cuyo movimiento especulativo todavía dura actualmente y como en los anteriores procesos especulativos inmobiliarios una vez más el dinero “público” del Estado ha proporcionado una máxima “optimización sostenible” de beneficios privados que se concentran en unos pocos y “distinguidos” bolsillos.

A pesar del gran incremento de población (que representó uno de los mayores de Europa), la construcción de nuevas viviendas asequibles a los obreros fue mínima. De hecho durante toda la Dictadura de Primo de Rivera que publicitaba y se jactaba “de ser el gobierno que más viviendas para obreros había mandado construir en Barcelona”, tan sólo se construyeron por el Patronato Municipal de Habitación 2229 viviendas, divididas en cuatro grupos, de las Cases Barates de Can Tunis, típico ejemplo de urbanismo de control social, muy alejado del centro de la ciudad, con calles rectas flanqueadas por las viviendas organizadas como los barracones de un cuartel militar y en el centro de cada conjunto una plaza con la iglesia y para ratificar su función disciplinar cada recinto rodeado por un muro. Tenía más semblanza de campo de concentración o cárcel perdida entre los cultivos y el mar al pie de Montjuïc que de conjunto de viviendas.

En estas circunstancias, los obreros se amontonaban en pisos excesivamente pequeños, frecuentemente divididos por sus propietarios de tal manera que de uno hacían dos; en muchas ocasiones una familia podía disponer de una sola habitación en un piso en el que se apiñaban unas junto a otras. La elección se reducía a esto o a tener que alquilar una barraca de las muchas que los especuladores construyeron en lo que ha sido calificado de “industrialismo barraquista” y que rodeó Barcelona desde Montjuïc hasta Poble Nou y la desembocadura del Besós, del Poblet al Guinardó, de Sant Adreu a Santa Coloma o de la Torrassa a Hospitalet… Mientras que en el Raval y la Ribera y algunas zonas del Eixample eran los terrados de los bloques de pisos los que se llenaban de barracas.

Sin embargo, esta precariedad en la vivienda daba lugar, inevitablemente, a un tipo de vida hecha en la calle que proporcionaba un constante roce entre los vecinos, lo cual les obligaba a saber los unos de los otros y, por lo tanto, a conocerse entre ellos. Y si bien esta masificación por una parte causaba situaciones difíciles de subsistencia y mucha miseria, también propiciaría (por la misma necesidad de subsistir) la creación de fuertes redes de ayuda mutua y solidaridad ante la urgencia de solucionar necesidades básicas y comunes.

En todo este proceso de encarecimiento de la subsistencia que abocaba a los obreros a una situación de crisis y miseria permanente, donde en mayor medida se produjo una desmesurada carestía, fue en los alquileres de las viviendas que alcanzaron un incremento de entre el 100 y el 150% en el precio mensual a pagar. En 1922, un alquiler de una vivienda para obreros variaba entre 15 u 20 ptas. al mes. En 1931 el alquiler era de 50 a 60 ptas. en el Casc Antic; de 60 ptas. en la Barceloneta (donde más pisos se dividieron); de unas 70 ptas. en el Poble Sec; de entre 45 y 55 ptas. en las Cases Barates y de 30 o 35 ptas. por una barraca de 9 m2 sin agua ni luz en Santa Coloma. Paralelamente a este fuerte aumento especulativo de los precios se producirían toda clase de abusos y presiones por parte de los propietarios, siendo el estado de las viviendas mayormente deplorable.

Por su parte los salarios de los trabajadores o bien permanecieron congelados o incluso disminuyeron al final de la Dictadura, permaneciendo igualmente inmóviles en la República a pesar de los esfuerzos de algunos historiadores para señalar algunos imperceptibles aumentos. En 1931, en Barcelona, los sueldos más altos correspondían a metalúrgicos y albañiles y oscilaban entre un máximo de 10 y un mínimo de 7 ptas. por jornada; en el textil el salario de los hombres oscilaba entre las 8’50 y las 6 ptas., mientras que el de las mujeres, por la misma jornada, bajaba a entre 4 y 2’40 ptas. En este mismo año se aprecia una fuerte subida en el precio de los alimentos y un paro que en la provincia de Barcelona fue casi del 12%, llegando en el sector de la construcción a un 50%.

Era pues evidente una permanente crisis de subsistencia y la consiguiente miseria entre los obreros. Esto propicio que en estos barrios obreros los vecinos se organizaran para paliarla, llevando a cabo acciones, por ejemplo, de reapropiación de comida o negándose a pagar los alquileres de las viviendas, o los gastos de luz y agua si los tenían.

En 1918, ya se tienen noticias de vecinos que se organizan para exigir una rebaja de alquileres y que dejan de pagar el alquiler como medida de presión, este mismo se organiza un sindicato de inquilinos que fija una reivindicación de un 50% en la rebaja del precio del alquiler. En 1922, este sindicato de inquilinos, con el apoyo del sindicato de la construcción de la CNT, convoco la primera huelga de alquileres en varios barrios obreros.

Pero será en el año 1930, cuando el precio de los alquileres subió abusivamente, cuando en el barrio de la Barceloneta se inicie espontáneamente una huelga de alquileres que pronto se hizo masiva y que se extendió a otros barrios, a las Cases Barates, a Sans, a la Torrassa y a muchas zonas de barracas hasta llegar a Santa Coloma. La decisión de la huelga, así como todas las acciones de protesta que la acompañaban, se decidieron entre los vecinos en un proceso asambleario de democracia directa que reforzó el aumento y expansión de la movilización.

En 1931, la llegada de la República supuso algo de ilusión para los huelguistas, pero no les llevo a desistir de su actitud. Sólo hicieron llegar al nuevo gobierno de la Generalitat su reivindicación de una rebaja del 40% en el precio de los alquileres y la exigencia de mejores servicios. La lucha se enconó y continuó extendiéndose en los barrios.

A pesar de que esta lucha había nacido en y de las calles, la CNT como organización se dio cuenta de la magnitud e importancia de este tipo de lucha urbana contra la carestía. Así un grupo de cenetistas del sindicato de la construcción, que ya había apoyado al movimiento en sus inicios, estableció un contacto permanente con los vecinos más activos de los que habían organizado la huelga, creando en una reunión de dicho sindicato (en abril de 1931), la Comisión de Defensa Económica (CDE) cuya función sería estudiar el coste de la vida en Barcelona y su constante aumento.

La CDE, encabezada por dos miembros de la FAI, se volcó en impulsar la huelga de alquileres, dándole cobertura, publicando varios artículos en Solidaridad Obrera, en El Luchador o en Tierra y Libertad, e imprimiendo gran cantidad de octavillas que eran repartidas por todos los barrios en los que en este momento (y esto hay que recordarlo) la CNT gozaba de una gran fuerza y presencia, así como también era muy importante la función realizada por los Ateneos Libertarios.

El 1º de Mayo de 1931, la CNT convoco su manifestación en Barcelona con el lema “Primero de Mayo contra el paro, la inflación y por la rebaja de los alquileres”. Unas 150.000 personas llenaron el paseo del Triomf y se encaminaron hacia la Plaça de la República (actual S. Jaume), pero al llegar allí los primeros obreros, la policía provocó un tiroteo que se alargo durante 45 minutos con el resultado de 10 obreros heridos por un lado y por el otro 2 policías heridos y uno muerto.

La huelga de alquileres, en su punto más álgido, se alargó durante todo el año de 1931. Ante las medidas represivas, como las de desahucio, tomadas por las autoridades, los vecinos optaron por la acción directa de volver a realojar a los desahuciados en la misma o en una nueva vivienda. O bien, se impedía por la fuerza el desahucio, o se asaltaban las camionetas de los alguaciles y policías antes que llegaran al lugar que tenían destinado, etc. (yo creo que esta parte nos suena ahora a todos mucho ¿no?) El papel de las mujeres en estas luchas, y en todas las que se llevaron a cabo contra la carestía de la vida, fueron de una participación fundamental y de una gran radicalidad, ya lo decimos siempre la revolución será feminista o no será.

El 14 de abril de 1931 se había proclamado la república en todo el estado y en Cataluña se había proclamado “L’Estat Català, que amb tota la cordialitat procurarem intergrar a la Federació de Repúbliques Ibèriques”. [Juliá, Santos (2009). La Constitución de 1931. Madrid: Iustel. pp. 129-130.]

Si por la mañana se proclamaba la República catalana sin definir muy bien exactamente si formaba parte de la República española o de una confederación que de todos modos no existía todavía, mientras en Madrid a primeras horas de la tarde unos funcionarios socialistas izan la bandera tricolor republicana en lo alto del edificio de Correos y Telégrafos de la plaza de la Cibeles. Corre la noticia y una multitud se concentra en la plaza, para desde allí dirigirse por la calle de Alcalá hacia la Puerta del Sol, donde se encuentra el Ministerio de la Gobernación. Muchos portan banderas republicanas y algunos retratos de los capitanes Fermín Galán y Ángel García Hernández, ejecutados por la sublevación de Jaca. Un grupo derriba la estatua de la reina Isabel II de su pedestal y la arrastra hasta el convento de las Arrepentidas. Otra muchedumbre se congrega frente al palacio de Oriente, pero decenas de jóvenes con brazaletes rojos, la mayoría de ellos obreros socialistas, formaron un cordón uniendo sus brazos para impedir que la gente se aproximara y allí estuvieron de guardia durante toda la noche. [Jackson, Gabriel (1976). La República Española y la Guerra Civil, 1931-1939 (2ª edición). Barcelona: Crítica. pp.43 -44.] 

Enterados de lo que está ocurriendo, los miembros del comité revolucionario se dirigen a la Puerta del Sol. Cuando llegan Miguel Maura llama al portalón del Ministerio y grita: “Señores, paso al Gobierno de la República“. Los guardias civiles de la entrada se cuadran y presentan armas. A continuación el comité revolucionario se constituye en “Gobierno Provisional” de la República y designa a Niceto Alcalá-Zamora como su presidente. Eran las ocho de la tarde del 14 de abril de 1931. A esa misma hora el rey se despedía de los nobles y grandes de España que habían acudido al Palacio de Oriente y abandonaba Madrid en coche en dirección a Cartagena, donde hacia las cuatro de la madrugada embarcaba en el crucero Príncipe de Asturias rumbo a Marsella. Pocas horas después la reina y el resto de la familia real abandonaron Madrid en tren en dirección a la frontera con Francia.

En el verano de 1931 la situación en Barcelona estaba muy agitada y revuelta, así a la huelga de los alquileres se le añadirían dos duras huelgas más convocadas, la de los estibadores del puerto y la de la Telefónica. El gobierno republicano optó decididamente por una política represiva y empezó a detener trabajadores masivamente, sin cargo alguno, por orden gubernativa, entre ellos también a los participantes en la huelga de alquileres. A finales de agosto estalló un motín en la cárcel Modelo y el 2 de septiembre la CNT convocó una huelga general que duro 72 horas y que paralizó no sólo Barcelona, sino también Mataró, Granollers, Sabadell, Terrassa, Manresa y alcanzó el Berguedá. Las autoridades republicanas decretaron la Ley marcial, enviando a Barcelona a cientos de guardias civiles y dos buques de la armada atracaron en el puerto.

En este ambiente represivo y en un intento de destruir mediante la represión no sólo los sindicatos, sino también y sobre todo las redes de solidaridad en y entre los barrios, el gobierno de la República aplicó la recientemente aprobada “Ley de Defensa de la República” que permitía la detención de cualquiera al que la policía o el juez considerasen que había llevado a cabo “un acto de rebeldía contra la República”.

Finalmente la represión y la detención sistemática de los vecinos que después de un desahucio volvían a ser realojados en pisos ocupados, así como la ilusión, que pronto se demostró ilusa, de los huelguistas por lo prometido por la Generalitat es decir el “Decret de lloguers”(Decreto de Alquileres), consiguió un receso en el movimiento de la huelga de alquileres. Lo que llevo a las autoridades y a los “prohoms” de la “Cámara de la Propiedad” a dar la huelga como “virtualmente por terminada”.

Y sin embargo en muchos barrios como las Cases Barates, la Torrassa, el Clot, en el mismo Raval y en las zonas de barracas, mucha gente continuó en el año 1932 y siguientes con la buena costumbre de no pagar el alquiler.

Los precios de la vivienda

Entre 1997 y 2007 los precios de la vivienda aumentaron un 197%  al tiempo que el parque inmobiliario crecía al 5% y pasábamos de un exceso de demanda (1993 a 1997) a un exceso de oferta (2002 a 2007).  La liberación del suelo de 1996 consiguió aumentar como se quería la construcción de viviendas pero de manera descompensada y con un perverso impacto en los precios.

La burbuja de la deuda

La burbuja de la deuda, la desregularización financiera y la especulación inmobiliaria trajeron el descontrol más sangrante: la asunción de riesgos  por parte de las entidades financieras que concedieron hasta el 230% del precio de las viviendas. Había una sobretasación de las casas sistemática. El gestor tenía por costumbre prestar más de lo necesario y más de lo que legalmente podía. En su aritmética las viviendas no harían más que subir. En 2007  imperceptible para la población los bancos y cajas entraron en pánico y trataron de desinvertir en el ladrillo. Sus números rojos se convirtieron en agujeros negros que deglutían y continúan absorbiéndolo todo.

El rescate financiero (2012)

El 9 de junio de 2012 el ministro de Economía anuncia que España ha obtenido de la UE un rescate de 100.000 millones de euros para “sanear” lo incurable: el sistema financiero español a través del FROB y este a través de la SAREB, EL BANCO MALO. Es decir la irresponsabilidad de los bancos que nos han estafado, el fraude y la estafa que determinados  gestores financieros han cometido no sólo están quedando impunes sino que además son premiados con inyecciones  millonarias

¿Tienes hipoteca?

Revisa tu hipoteca tanto si vas a secundar la huelga como sino porque si tu hipoteca fue firmada entre el año 1993 al 2013 es  probable que contenga cláusulas abusivas ilegales que hacen que la cuota que pagas al banco sea más elevada de lo que debería ser, en otras palabras TU BANCO TE ESTÁ ROBANDO.

Por todo ello convocamos a la huelga a todos los hipotecados y EXIGIMOS:
–  Dación en pago y alquiler social.
–  Investigación efectiva del fraude hipotecario.
–  Auditar la deuda pública y no pagar la parte ilegítima.
–  Supresión de las SICAVs y los beneficios fiscales a inversiones especulativas.
–  Derogación de la última reforma del art. 135 de la C.E.

 

NO DEBEMOS, NO PAGAMOS

en Junio Huelga de HIpotecados

Anuncios
Publicado en BLOG, Comunicación, Noticias del Tribunal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Banquero rescatado por el sistema

TCJ en Twitter
Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH)

De la burbuja inmobiliaria al derecho a la vivienda

la Sareb

Sareb. Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria

A %d blogueros les gusta esto: